Desafío físico

¡GUAU!: La emoción es el principal estímulo del juego físico y, para los niños, el juego físico es pura emoción. La estructura alta de Elements fomenta el juego totalmente envolvente. Aquí, los niños pueden fijarse retos personales y explorar la escalada por el exterior de la estructura antes de lanzarse por el tobogán.  

NOS QUEDAMOS: Los elementos de juego emocionantes son pura diversión y es esta diversión lo que mantiene a los niños jugando hora tras hora. Pueden pasar de una actividad divertida a la siguiente y balancearse, girar y escalar, cada uno en la medida de sus capacidades. Cuando la sensación vertiginosa que produce el dar vueltas y más vueltas ya es demasiado, los niños pueden descansar en la hamaca debajo de la torre y charlar con algún amigo.  

DESARROLLO:

El juego físico es simple y llanamente bueno para los niños. El estar activos mejora su salud física y, al mismo tiempo, desarrolla habilidades físicas vitales, como el sentido del equilibrio y la conciencia espacial. Hace falta ser valiente para subir a la torre y proponerse escalarla por fuera. Al hacerlo, el niño des­arrolla su autoestima. Los niños necesitan la vertiginosa sensación que produce el columpiarse y dar vueltas: les ayuda a que su sistema nervioso madure.    

 

Let’s play

NEED ADVICE?

We have more than 45 years of experience, and will support you throughout the project.

1 Left section
2 Right section