Muelles de Robinia


Para los más pequeños, hay pocas cosas mejores que balancearse

De bebés, nos calmamos cuando nuestra madre nos mece con suavidad. Cuando crecemos, el balanceo pasa a ser algo divertido. Para el niño pequeño, lo más divertido es poder balancearse sin ayuda de nadie. Los muelles Robinia hacen que los niños pequeños disfruten balanceándose, ellos solos o con un amigo. Tallados a mano, sus bonitas formas animan a los niños a acercarse. El movimiento de balanceo ejercita el sentido del equilibrio y la conciencia espacial del niño. A la larga, estos sentidos le ayudan a moverse con seguridad por el tráfico y a concentrarse.


Todos los productos