ESCUELA PRIMARIA Y SECUNDARIA

Se espera que las escuelas atiendan no sólo las habilidades académicas, sino también las habilidades sociales de los alumnos. 

Las zonas de juegos bien diseñadas son áreas de aprendizaje para las habilidades físicas y sociales de los niños. Cada vez hay más niños con estilos de vida sedentarios y con necesidades de apoyo y orientación en su conducta social. Las zonas escolares al aire libre deben planificarse partiendo de las necesidades de juego de los usuarios.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los niños mayores de 5 años entrenen sus habilidades motoras, fuerza y resistencia ósea, concretamente los músculos de los brazos, las piernas y músculos principales. Una zona de juego apropiada a la edad ofrece variadas actividades para motivar a los niños, incluidos los menos ágiles, a ser activos de una manera voluntaria y divertida.

Las zonas de juego bien planificadas de una escuela son el escenario de una gran interacción social. Según los profesores, algunas habilidades sociales, como la espera de su turno, son difíciles de enseñar, pero fáciles de aprender para los niños cuando están en una zona de juegos.

Un patio de escuela planificado para fomentar el juego libre, guiado e instruido puede ofrecer a todos los niños una variada y motivadora  experiencia de aprendizaje. Y no menos importante, puede ser una herramienta educativa para los profesores, proporcionando experiencias de aprendizaje divertidas plenamente alineadas con el plan de estudios.