Niños pequeños

El juego es esencial para los niños

En los últimos 25 años la vida de los niños pequeños ha cambiado notablemente. Los profesionales y especialistas de la educación infantil han observado un retraso en el desarrollo físico, social y del lenguaje de los niños más pequeños debido a su estilo de vida cada vez más sedentario. Los expertos están de acuerdo en que los niños se ven beneficiados si juegan más al aire libre.

Un desafío del tamaño justo

A la hora de planificar zonas de juegos para los niños pequeños, es importante recordar lo PEQUEÑOS que son. De media, un niño de dos años mide tan sólo unos 90 cm de altura, y, en términos relativos, tiene una cabeza más grande y brazos y piernas más cortos que un adulto. El equipamiento y las áreas lúdicas para niños pequeños deberían diseñarse teniendo eso en cuenta.

Más cuerpo que mente

Al nacer, los seres humanos son más cuerpo que mente, razón por la que el ejercicio físico es tan fundamental para desarrollar las capacidades mentales. Hoy en día, muchos niños empiezan la escolarización académica antes, pero eso no es necesariamente beneficioso si resta tiempo al juego y la práctica de ejercicio físico.

El sentido del espacio

La percepción espacial de un niño pequeño aún no está completamente desarrollada. Necesitan moverse arriba y abajo, colocarse encima y debajo, escalar y pasar por debajo, y sentarse más alto o más bajo que algo para comprender las relaciones espaciales, comprensión que más tarde será fundamental, por ejemplo, para aprender matemáticas.

El sentido del tacto

Las respuestas nerviosas de los niños pequeños son más lentas que las de los adultos. Eso afecta a su sentido del tacto. Es necesario estimular, fomentar y permitir poner en práctica la coordinación entre la mano y la vista. Las zonas de juegos y los equipamientos lúdicos de alta calidad están diseñados pensando en esas necesidades.

Primeras amistades

Los estudios sobre esta cuestión han descubierto que los niños pequeños, a pesar de su uso limitado del lenguaje hablado, interactúan socialmente. Inventan juegos de repetición y juegan a ellos en grupo, repitiendo las acciones y sonidos de los demás. Pueden estimular esta capacidad actividades como los juegos de muelle, los pequeños balancines o los columpios en los que tumbarse, colocados en parejas, de modo que permitan el contacto visual y el juego en grupos de dos o tres niños.

Habilidades lingüísticas en evolución

Un estímulo fundamental para el desarrollo del lenguaje es la interacción entre adultos y niños: nombrar y comparar objetos, así como describir objetos y situaciones. Los parques infantiles y el equipamiento lúdico pueden alentar esta importante interacción verbal, sobre todo si se parecen a situaciones familiares y estimulan temas imaginativos y juegos de interpretación emergentes. Elementos que pueden ser descritos, nombrados o comparados o sobre los que se puede informar a otros también ayudan a los niños pequeños a adquirir estas habilidades tempranas cruciales.

Palabras clave en el desarrollo infantil y los juegos diseñados para los niños pequeños:

  • Práctica de las habilidades motrices y sensoriales
  • Elementos que estimulen el desarrollo del lenguaje
  • Juegos que impliquen relaciones de causa y efecto

Actividades lúdicas recomendadas

Práctica del equilibrio, las habilidades espaciales y la motricidad gruesa: escalar, gatear arriba y abajo, balancearse, deslizarse, equilibrarse, columpiarse, etc. Estimulación de la motricidad fina: redes, colinas, escaleras, elementos de balanceo, elementos que giren lentamente, toboganes, etc.

Elementos que estimulen la motricidad fina y el desarrollo del lenguaje: piezas de diferentes materiales que los niños pequeños puedan manipular, elementos para jugar en la arena, estructuras temáticas, etc.

A la hora de diseñar la zona de juegos, deben considerarse los siguientes elementos:

Pequeñas pendientes, diferentes niveles y sombra (por ejemplo, de árboles frutales). Plantas aromáticas. Debería haber una variedad de materiales con superficies suaves, como arena, hierba, goma y virutas de madera, así como senderos con superficies duras para triciclos y paseantes.