Niños en edad preescolar

El juego es esencial para los niños

Los niños en edad preescolar son distintos de los niños más pequeños desde el punto de vista físico, social y cognitivo. La principal diferencia en sus pautas de juego es la capacidad de los preescolares para los juegos de «fingir» sobre la base de la interacción verbal. Los juegos de interpretación en los que se adentran estos niños pueden durar horas e incluso días, si se dan las circunstancias adecuadas.

Habilidades físicas más avanzadas

Los niños en edad preescolar aún necesitan practicar sus habilidades sensoriales y la motricidad gruesa. La dificultad de las actividades físicas que acometen y de los retos que superan aumenta progresivamente. Poco a poco aprenden a saltar con los dos pies a la vez y a permanecer de pie con una sola pierna. Aprenden a balancearse de modo independiente, usar patines y montar en bicicleta. Mediante varias actividades físicas, desarrollan la coordinación cruzada del cuerpo y entre la mano y la vista, y adquieren una comprensión general de sus capacidades físicas. Saltar y correr también son medios importantes para desarrollar la masa ósea que necesitarán durante toda su vida.

Lenguaje hablado y juegos de interpretación

Los niños en edad preescolar se expresan cada vez más mediante el habla. Eso da lugar a juegos de interpretación, estimulados en gran medida por el impulso de controlar lo incontrolable. Al tener un control limitado sobre su mundo, los niños usan la imaginación y la fantasía para crear situaciones que pueden controlar. Así pueden representar situaciones sociales que aún no entienden del todo, elaborando explicaciones para los fenómenos sociales con los que se encuentran.

Una imaginación sin límites

Los juegos de interpretación de los preescolares están íntimamente relacionados con la imaginación ilimitada de la que disponen. Crean juegos muy imaginativos que pueden durar horas, alimentados por sus habilidades lingüísticas crecientes y el poder de su creatividad. Junto con los cuentos de hadas y otros estímulos imaginativos, las zonas de juegos ofrecen temas fácilmente reconocibles que fomentan este desarrollo.

Comprender la relación entre causa y efecto

Mediante el juego y la interacción directa, los niños en edad preescolar llegan a comprender la relación entre la causa y los efectos de los fenómenos que los rodean. Puesto que los niños necesitan experimentar las cosas para entenderlas claramente, los parques infantiles deben ofrecer juegos que traten sobre la relación entre causa y efecto, como los que consisten en manipular diferentes objetos. Otros elementos, como las flores que crecen en macetas, también pueden estimular la comprensión creciente que estos niños tienen del mundo.

Palabras clave en el desarrollo infantil y los juegos diseñados para los niños en edad preescolar:

  • Juegos que estimulen la motricidad gruesa
  • Práctica de la motricidad fina
  • Primeros juegos de interpretación
  • Juegos sobre la relación entre causa y efecto

Actividades lúdicas recomendadas

Práctica del equilibrio, las habilidades espaciales y la motricidad gruesa: escalar, arrastrarse, ascender y descender, balancearse, deslizarse, equilibrarse, columpiarse, girar lentamente, etc. Estimulación de la motricidad fina: redes, colinas, escaleras, elementos de balanceo, elementos que giren lentamente, etc.

Elementos que estimulen la motricidad fina, una mejor comprensión de la relación entre causa y efecto, y las habilidades lingüísticas: piezas de diferentes materiales que los niños puedan manipular, elementos para jugar a construir en la arena, elementos temáticos para sustentar los juegos de interpretación, etc.

A la hora de diseñar la zona de juegos, deben considerarse los siguientes elementos:

Pendientes y actividades variadas, sombra (de árboles frutales, por ejemplo), quizá flores en macetas y parterres. Debería haber varios materiales con superficies suaves, como arena, hierba, goma y virutas de madera, así como senderos con superficies duras para bicicletas y paseantes.