Un nuevo parque infantil fruto de la colaboración

Ejemplos

Mucha paciencia y perseverancia

El parque infantil de la escuela cristiana de primaria de De Regenboog (Borne, Dinamarca) no cumplía con las normas europeas, razón por la que su equipamiento tuvo que retirarse en el año 2002. Dos años y dos meses después, su lugar lo ocupa un nuevo parque infantil con tres atractivas piezas de equipamiento. «Se ha necesitado mucha paciencia y perseverancia, no sólo de la escuela, sino también de los padres y los niños. ¡Pero aquí está el resultado!» La renovación ha tardado mucho en llegar.

A veces era cuestión de dos o tres centímetros, pero si es demasiado largo es demasiado largo. A finales del año 2002 la escuela tuvo que enfrentarse a un informe negativo. El equipamiento tenía que desinstalarse. Como explica el Director Joos Ormel: «Estaba viejo y tenía que sustituirse, pero la escuela no tenía el dinero necesario para ello. Lo primero que hicimos fue acudir al Ayuntamiento. Nuestro parque infantil es público y se puede acceder a él fuera del horario escolar, de modo que el Ayuntamiento también es parcialmente responsable de él».

La respuesta que recibió Ormel fue que no había fondos disponibles. En lugar de sentirse decepcionado y quejarse, él y la junta directiva se pusieron manos a la obra y elaboraron un plan. «Diferenciamos entre tipos de acciones: mi responsabilidad era recaudar fondos y hacer presión, mientras que la junta directiva se encargaría de crear una comisión para desarrollar un plan anual de recaudación de fondos».

Alice Passies, miembro de la junta directiva y madre de cuatro niños, participó en la comisión: «No es demasiado agradable ver que tus hijos juegan en un patio vacío. Sobre todo jugaban a juegos de empujar y tirar, a policías o con pequeñas pelotas que poco a poco fueron cada vez más grandes…». Ormel añade: «Jugar en un parque sin nada acaba siendo aburrido. Me di cuenta de que el parque infantil generaba discusiones. Jugar es importante, sobre todo entre clases. Los niños deben tener la posibilidad de dejarse ir, desahogarse y recargar baterías. Eso sólo lo pueden conseguir jugando juntos de forma respetuosa: escalando, trepando, colgándose y escondiéndose. Es de esperar que funcione en dos dimensiones».

Un proyecto para el parque infantil

Mientras la recaudación de fondos seguía su curso y se ponían en marcha actividades como la creación y venta de calendarios, la organización de un mercadillo y de una actividad patrocinada de natación, el Director pidió a cuatro proveedores que diseñaran un proyecto para el parque infantil con el objetivo de averiguar cuáles eran las posibilidades. «Nos gustaron mucho las opciones con madera, pero tuvimos que dejarlo correr porque precisan mucho mantenimiento. La escuela simplemente no se lo podía permitir. Tuvimos que seleccionar: tres piezas de equipamiento, una para cada grupo de edad y, por desgracia, ningún tipo de accesorio, como por ejemplo bancos.»

Un maestro «guay»

Los niños no participaron en la toma de decisiones hasta que se supo cuáles eran las posibilidades. Ormel lo explica de este modo: «No puedes dejar que se hagan ilusiones, sobre todo cuando han tenido que esperar durante tanto tiempo. No implicamos en el proceso a los alumnos y los niños del barrio hasta una fase bastante avanzada. Entonces el equipamiento llegó enseguida y todo el mundo se alegró. Pero no puedes olvidarte de la escuela. Fue un proceso increíblemente largo y se tienes que tener mucha paciencia y mantener la motivación de todo el mundo. En un momento dado los padres hicieron dibujos en el patio: vías de tren y el marco de una ventana. Entonces los niños pudieron colaborar».

Los niños se merecen equipamientos lúdicos

Sten Hulsink (9) y Rutger Smits (8) están en quinto curso. Durante dos años tuvieron que jugar en un patio vacío. Se lo pasaban bien, pero el Galaxy Asterope es mucho más divertido. Tal como Rutger explica: «Es genial para jugar al escondite, y también para colgarse y escalar». Sten también comenta que en esta estructura sí que puede desahogarse. Costó bastante dinero, pero ellos también hicieron su contribución: «Yo nadé muy rápido: 31 piscinas en media hora». Además de nadar, los chicos también ayudaron en el mercadillo.

Consejos y experiencias prácticas de la escuela De Regenboog:

  • Implicar a la junta directiva y a los padres en el proyecto
  • Crear una comisión para desarrollar un plan anual de actividades de recaudación de fondos
  • Averiguar qué se puede hacer de forma independiente: por ejemplo, los trabajos de preparación
  • Asignar fondos
  • ¡Tener mucha paciencia y perseverancia!

¿Le gustaría saber más sobre nuestros exclusivos parques infantiles? Visite www.KOMPAN.com, donde podrá suscribirse a nuestro boletín de noticias y recibir las últimas novedades acerca del juego y los parques infantiles.

 

Datos básicos

Ubicación: Borne (Países Bajos)