Final feliz para la escuela Fabritius

Ejemplos

Después de un incendio devastador, la escuela Fabritius de Hilversum (Países Bajos) fue restaurada para recuperar su anterior gloria y modernizar totalmente el interior. Ahora la escuela está rediseñando su espaciosa área exterior en colaboración con KOMPAN.

«Antes el edificio era fantástico, pero las instalaciones lúdicas para nuestros alumnos eran escasas -explica el Director, Frank Higler-. Mucho césped y empedrados, con algunos bancos de madera aquí y allá, y una estructura de escalada oxidada. Eso era todo, más o menos.» El cambio llegó en 2003, por iniciativa de la madre de uno de los alumnos.

El ayuntamiento se dirigió a KOMPAN para que asumiera el encargo; el proyecto se inició con una investigación en profundidad de lo que quería todo el mundo.

«Por razones de seguridad, queríamos reservar la zona de juegos elevada para los niños más pequeños -explica Higler-. También deseábamos que se pudiera jugar a balonmano, así que optamos por una portería con una canasta, pensando que con dos porterías atraeríamos sin querer a los niños mayores.» Al final, el grupo de trabajo presentó una propuesta detallada que reflejaba los deseos de todos los interesados. Las obras comenzaron durante las vacaciones de Mayo y terminaron al cabo de tres semanas.

Ahora todo el mundo -alumnos, padres, niños del barrio y equipo directivo de la escuela- se deshace en elogios por el resultado. «Los niños escalan por el equipamiento y se divierten todo el día. ¡Y todavía parece totalmente nuevo!», concluye Higler.

 

Datos básicos

Ubicación: Hilversum (Países Bajos)