Espacio para jugar en el patio de la escuela

Ejemplos

El concepto “Zoneparc” promueve el juego compartido y la integración social.

¿Quién no recuerda el patio de su escuela? Salíamos corriendo para reivindicar nuestro propio espacio durante el recreo. Jugábamos a fútbol y al "corre-que-te-pillo", saltábamos a la comba hasta que volvía a sonar el timbre… Muy buenos recuerdos, pero ¿nos acordamos del propio patio? Una pista de cemento gris y con suerte una estructura de escalada. Nada que ver con la nueva "Zoneparc" de la escuela St. Henricus de Amsterdam, con sus brillantes colores y los dibujos en el suelo, los asientos para descansar y charlar, la pista de atletismo, un campo de fútbol de verdad, una canasta y, en medio del patio, la enorme estructura Funky Elements de KOMPAN para escalar, deslizarse, trepar y mucho más. Hay tantas cosas que hacer que afortunadamente la "Zoneparc" sigue abierta fuera del horario escolar.

St. Henricus es una de las cuatro escuelas en las que la Fundación Zoneparc de los Países Bajos (ZPFN) está poniendo a prueba este nuevo concepto para los parques infantiles escolares. Según la Directora del Proyecto, Sanne Nuijten, el principio es muy simple: «Una Zoneparc es un área de juegos de una escuela de primaria dividida en tres zonas, cada una con su propio color: la zona roja está destinada a los deportes, como el fútbol, el baloncesto e incluso el atletismo; la azul es una zona multifunción con todo tipo de juegos y marcas de colores, y el área amarilla es la llamada zona de descanso, donde te puedes sentar tranquilamente con tus amigos. En el centro, una línea naranja enlaza todas las actividades y en ella también se puede jugar a otros juegos».

Zonas claramente delineadas

El concepto de Zoneparc es una iniciativa de NIKE y procede del Reino Unido, donde desde el año 2001 se han construido más de 320 parques infantiles de este tipo. Nuijten explica que todo empezó con la idea de prevenir el acoso escolar y las peleas en el patio. «En el patio solemos ver a los niños peleándose para tener un espacio propio, por así decirlo. Los chicos quieren jugar a fútbol y ocupar todo el patio, de modo que dejan muy poco espacio a las niñas. O hay varios grupos que quieren jugar en el mismo lugar y no hay suficiente espacio para hacerlo. En la Zoneparc es totalmente distinto. Las zonas están claramente delineadas y todo el mundo puede encontrar su propio espacio. ¿Quieres jugar a fútbol? Puedes hacerlo dentro de los límites de la pista. También puedes charlar en la zona de descanso o jugar a otros juegos en la zona azul. Hay espacio suficiente para todo el mundo.»

En la Zoneparc, los dibujos y las superficies de colores delimitan los espacios destinados a todo tipo de deportes y juegos. Tirar a canasta, jugar al reloj y a la rayuela, lanzar la pelota, ir en bici… la lista es interminable. Las normas para jugar se recogen en un manual especial que la escuela recibe junto con la Zoneparc. Pero las distintas áreas se han diseñado para que la propia escuela pueda inventarse todo tipo de juegos nuevos.

Divertida y educativa

Por muy divertida que parezca, los objetivos de la Zoneparc son serios: mejorar la integración social de niños con entornos desfavorecidos, aumentar la participación de las niñas en el ejercicio y el deporte, reducir los casos de acoso escolar e incrementar la práctica de ejercicio físico. En los Países Bajos el énfasis se ha puesto en las escuelas de primaria en situaciones de desventaja o ubicadas en centros urbanos donde el espacio para jugar sea limitado. Según Nuijten, la Zoneparc aporta beneficios enormes a ese tipo de escuelas. «En la Zoneparc hay mucho espacio para el ejercicio físico, en forma de deportes o juegos. Pero también permite incorporar todo tipo de actividades lúdicas en el programa educativo. Por ejemplo, en el parque infantil de la escuela St. Henricus, creamos un enorme reloj donde los niños indican la hora con los brazos. También hay un juego para aprender las letras del alfabeto. Las figuras de la zona azul se han diseñado de un modo que con ellas puedes hacer todo lo que quieras y, con un poco de imaginación, puedes inventarte juegos maravillosos.»

Los «héroes de la Zoneparc»

Un papel destacado se ha reservado para los llamados «héroes de la Zoneparc». Son los alumnos mayores que, después de cursar una formación específica, ayudan a supervisar el patio. Reparten los materiales de la Zoneparc, como las porterías de fútbol, las fichas y las pelotas de baloncesto. Pero, si es necesario, también ayudan a los más pequeños a subir por la estructura de escalada. Según Nuijten, son estos «héroes» quienes hacen que la Zoneparc sea lo que es. «De hecho, durante el recreo se encargan de todo y son de gran ayuda para los maestros. Así éstos tienen más tiempo para prestar una atención personalizada a los niños y, en consecuencia, hay mucha más supervisión en el patio. Los "héroes" se toman su trabajo muy en serio. Amonestan a los niños que incumplen las normas y, si es necesario, les imponen castigos, como no poder salir a jugar en el siguiente recreo. Los niños respetan mucho a los "héroes" y lo mejor es que ellos mismos también podrán serlo, ya que cada año los "héroes" forman a sus propios sucesores.

Formación para todos los implicados

Naturalmente no son sólo los niños mayores los responsables de todo lo que ocurre durante el recreo. Nuijten y su equipo forman a todas las personas que participan en la Zoneparc. «Por ejemplo, los asistentes de clase se convierten en monitores de la Zoneparc y, junto con los "héroes", gestionan todo lo que ocurre en el patio. Lo mismo ocurre con los monitores extraescolares, que vigilan el parque infantil cuando está abierto fuera del horario escolar. Y, evidentemente, también están los maestros, que deben saberlo todo acerca de la Zoneparc. La mayor parte de esta información está recogida en el manual especial que reciben las escuelas. Pero también proporcionamos un folleto que describe todas las marcas y, además de explicar cómo utilizar los materiales, da ideas y consejos sobre todo tipo de juegos y actividades educativas. En el futuro nos gustaría crear una versión "on-line" donde la gente pueda debatir e intercambiar impresiones.»

Soporte de KOMPAN

Es evidente que un concepto como el de la Zoneparc es imposible sin el apoyo financiero del gobierno y el sector privado. En los Países Bajos KOMPAN es una de las empresas, junto con NIKE, que aportan su granito de arena. Algo totalmente lógico, pues el juego y el desarrollo son valores fundamentales de la filosofía de KOMPAN, y el concepto de Zoneparc encaja muy bien con esos principios. En el caso de la escuela St. Henricus, el KOMPAN Play Institute de Zaltbommel estuvo encantado de ayudar en el diseño de la zona de juegos y, por supuesto, ha contribuido con los enormes y atractivos Funky Elements situados en el centro del parque infantil.

Según Nuijten, incluso el Gobierno holandés se ha servido de esta idea, «porque la Zoneparc es mucho más que un simple parque infantil. Es un medio para que los niños jueguen y se muevan juntos durante el recreo, pero también fuera del horario escolar, por lo que todos los niños del barrio y sus padres pueden disfrutar de la Zoneparc, con todos los efectos positivos que eso implica». En cualquier caso, Nuijten se siente alentada por los resultados ya visibles en Amsterdam y las experiencias desarrolladas en el Reino Unido, donde parece que la Zoneparc ha sido todo un éxito: en el patio hay menos peleas y menos acoso escolar, los niños están más tranquilos y se concentran mejor en la clase después del recreo, y se mueven y se divierten más. Y eso es precisamente a lo que KOMPAN se refiere cuando habla del concepto de «vida lúdica».

Datos básicos

Ubicación: Ámsterdam (Países Bajos)